La combinación más segura para conducir es una mujer al volante y un hombre de copiloto

La mujer copiloto controla los límites de velocidad, el hombre acepta el uso del móvil

Según un estudio realizado por la Fundación Línea Directa, la combinación más segura en la conducción es una mujer al volante y un hombre de copiloto. Los expertos que han llevado a cabo el estudio indican que, pese a que esta combinación no es la más habitual en las carreteras españolas, es la que registra una accidentabilidad seis veces por debajo de la combinación más insegura que es la de dos hombres.

El estudio bajo el título El copiloto y su influencia en la prevención de accidentes de tráfico. Una perspectiva de género es el primer trabajo realizado en España en torno a la figura del copiloto de manera independiente y que calibra la influencia real de éste en la seguridad vial.

Valorando factores como la edad y el sexo, los expertos han analizado el perfil del copiloto español establecido en términos absolutos en base a la accidentalidad. Para llevarlo a cabo primero han confeccionado un perfil del “copiloto imperfecto”: joven, varón, de entre 18 y 29 años que no colabora con el conductor, habla constantemente durante todo el trayecto, critica la forma de conducir o manipula continuamente todos los dispositivos del salpicadero.

En el otro extremo se encuentra el “copiloto perfecto”: personas entre 60 y 69 años, generalmente hombres, con una actitud mucho más colaborativa, que provocan menos distracciones en el conductor, están pendientes de la señalización y siempre cumplen con las normas.

En el estudio se subraya que al conducir con un “copiloto imperfecto” las infracciones relacionadas con la velocidad y frenar sin causa justificada se incrementan. Además, este tipo de copiloto admite en exceso conductas irresponsables al volante como son la velocidad inadecuada (en un 46%), las distracciones (en un 11%), la conducción brusca (en un 7%), las discusiones con otros conductores (en un 6%) o no respetar la distancia de seguridad (en un 5%).

Pero con un “copiloto perfecto” se ven disminuidas las infracciones por falta de atención. Asimismo, este tipo de copiloto no deja que el conductor circule sin cinturón de seguridad, ni que conduzca bajo los efectos del alcohol y las drogas, tampoco que se salte las señales ni que utilice el móvil cuando está conduciendo.

En el estudio también se desvela que el nivel de permisibilidad de los conductores españoles respecto a las irresponsabilidades de sus copilotos es “bastante alto”. Por ejemplo, medio millón de conductores confiesa que dejan que su copiloto no se ponga el cinturón de seguridad y más de un millón consienten que les enseñen el móvil mientras están conduciendo. Igualmente, un millón y medio de conductores permiten las correcciones constantes de sus copilotos, tres millones y medio permiten que sean pasivos y diez millones que no dejen de hablar durante el trayecto.

Las mujeres son los copilotos que no admiten que se rebasen los límites de velocidad, que no se respete la distancia de seguridad o que la conducción sea brusca. En cambio, el hombre como copiloto es más permisivo con el hecho de que el conductor haya consumido drogas y alcohol, que utilice el móvil o que no respete las señales de tráfico.

En líneas generales, gracias al estudio descubrimos que la presencia de un acompañante en el coche es “muy positiva” porque, independientemente de las combinaciones de género, conducir acompañado en carretera reduce considerablemente el riesgo de accidente: la accidentabilidad en vehículos con copiloto es un 35% inferior a la de los vehículos con un único ocupante.

Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa, ha declarado que “frente a lo que se pueda pensar, el copiloto es un valor para la conducción y evita, de forma real, cientos de muertes en carretera cada año”.

“Por eso, hemos querido destacar el papel tan importante que juega en la seguridad vial y animar a todos los copilotos a que se involucren de forma activa y responsable en la conducción”.

Cuando se conduce con copiloto, el accidente más habitual es por alcance trasero, según señala el informe, le sigue la colisión fronto-lateral y la colisión en cadena.

También se añade que para los copilotos la peor noticia es las lesiones porque, en caso de accidente, tienen un 17% más de riesgo de fallecer y una probabilidad del 37% de sufrir lesiones graves. Francisco Valencia ha aclarado que esto es debido a la reacción instintiva del conductor que, frente a un golpe cercano, realiza prácticas de protección sobre sí mismo. Es lo que se denomina “predisposición al golpe”, “en muchas ocasiones el copiloto no va atento a la carretera, incluso dormido, por lo que no se espera el golpe”.

Por comunidades autónomas, Cantabria es donde se han producido más accidentes de tráfico con víctimas y presencia de copiloto en los últimos tres años, más de un 40%. Este porcentaje se encuentra muy por encima de la media nacional, que está en el 26%. En el extremo se encuentra Cataluña, con un 18% de accidentes.

Fuente: Telecinco.es

Vía: Revista Travesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s