Así funciona el mecanismo cerebral que explica la corrupción

Un estudio observa que la reacción emocional negativa relacionada con los actos deshonestos se va atenuando con la acumulación de pequeñas transgresiones
victor_llamas_psicologo
A la derecha, Francisco Correa, cabecilla de la llamada ‘trama Gurtel’ / ÁLVARO GARCÍA

Los seres humanos, o al menos la mayoría de ellos, cuentan con mecanismos biológicos que dificultan los comportamientos deshonestos. Cuando engañamos, experimentamos distintos tipos de excitación emocional que nos hacen sentir mal. Esas reacciones se pueden medir y son la base de los detectores de mentiras. Algunos investigadores han mostrado incluso que las barreras fisiológicas contra la transgresión se pueden derribar con fármacos. En un experimento con estudiantes de 1964, ya se observó que cuando tomaban un medicamento simpaticolítico, que bloquea las señales asociadas con el comportamiento deshonesto, tenían el doble de probabilidades de engañar durante un examen que los que tomaron placebo.

Continuar leyendo “Así funciona el mecanismo cerebral que explica la corrupción”